Skip to main content

La ruta cero nace en La Chaira, de Rubén Risso

Esta es la historia de un pueblo dominado por un ser demoníaco. Con distintos y originales relatos de horror, te raptan, te convierten… no se puede escapar, cada palabra leída te conduce a La Chaira.

Título: La ruta cero nace en La Chaira

Autor: Rubén Risso

Editorial: Sello Fantasma

Colectivo Editorial De La Fosa

162 páginas

Año 2018


Sinopsis

“Algo inquietante ocurre en La Chaira. En apariencia es un pueblo más del interior del país, un aburrido amontonamiento de casas, calles y arboledas que podría sorprender al viajero distraído como para que este lo tilde de «pintoresco». Pero algo raro ocurre en sus alrededores. Cuando cae el sol, extrañas manifestaciones se dan cita en ese prototípico paraje de la geografía argentina”.


La ruta que te lleva directo al horror sin necesidad de GPS.

Ya habrás visto algo sobre este libro en la entrada de la presentación de novedades de la editorial. Faltaba la reseña. Acá la tenés.

Si no tenés tiempo de ponerte a leer o te da paja ver reseñas desde el celular, también te dejo el audio. Dura menos de cinco minutitos, pero desde ya te aviso que hablo re mal, tengo acento etrerriano que se come las «r» y aspira las «s» y no esperes voz de locutora, ni de lejos. Ojalá se entienda. Suerte.


Volvamos a la reseña escrita y así te cuento que esta obra es (supuestamente) una antología, escrita por el carismático autor y editor argentino Rubén Risso. Según ha contado en entrevistas, él viaja mucho desde capital, donde vive y trabaja, hasta Pergamino donde está su familia. Desde la ventana del colectivo veía cómo dejaban atrás tantos pueblitos polvorientos y en las largas horas de viaje empezó a imaginarse las historias que se tejerían en esos remotos parajes. Y como en la mente de Risso se cultivan horrores a granel, no podía más que imaginar siempre lo peor, lo más tétrico. Así nació La Chaira, una ciudad inventada, pero con referencias bastante concretas de dónde se podría encontrar.

En estas páginas hay seres demoníacos, desapariciones, sucesos que desafían la realidad, el tiempo y el espacio, y mucha originalidad narrativa.

Según se cuenta en estas páginas, hace años se asentó en La Chaira una iglesia con unas ideas bastante extremas. Una religión con su propia deidad, ritos y mandamientos. Los miembros de esta iglesia empezaron a comprar casas, instalaciones fabriles y todas las tierras a su alrededor (o a conseguir que se las donen). Con el pasar de los años se formó una comunidad muy cerrada. Las personas que viven ahí saben lo que se cocina en ese caldero de bruja. Literalmente.

Entre la monotonía del pueblo chico y la influencia maligna que se extiende por esas tierras, los habitantes de La Chaira son capaces de las más diversas atrocidades. Y los que no las provocan, las actúan, ya sea por obligación, entregándose al destino que les toca, o como las víctimas del sacrificio.

A través de nueve cuentos, de los más variados estilos, el autor nos va a hacer cómplices de las cosas oscuras que ocurren en ese pueblo.

Esta es la segunda antología que leo de Rubén Risso y noto que sus relatos tienen la particularidad de ser todos como pequeños experimentos literarios. Rubén juega con los diálogos, las rimas, las voces del narrador y varios otros recursos narrativos.

El segundo cuento, titulado Los Maschwitz, está contado íntegramente con mensajes de WhatsApp. De cómo el circo visitó La Chaira (y por qué ello no fue buena idea) es un poema en prosa con rima, que apela al humor para contar una historia oscura. En mi humilde opinión La primera cena es, sin dudas, el que más me impactó. Es un cuento de horror propiamente dicho, contado de una forma muy particular, como casi todos los relatos de Risso. Se siente el cinismo de ese narrador demoníaco que guarda los secretos de La Chaira y que, a través de esas páginas invita al lector a echar un vistazo a las atrocidades con una alegría palpable.

“De todas las direcciones provenían gemidos, como si no se tratara de una, sino de varias entidades que se arremolinaban a su alrededor. Estaban felices, ansiosas, rebosantes de alegría”.

Como extra, hay que reconocer que los libros de Sello Fantasma tienen una estética muy cuidada y una forma muy original de presentar los índices. En este caso es un mapa de La Chaira, que está por ahí entre Olavarría, Bolivar y General Lamadrid. Así que, los que viven por ahí, tengan cuidado de no perderse en la ruta.

Si te gustan las historias de horror y tenés estómago que se las banquen, esta antología te va a gustar. Es de esas que sacan sonrisas sádicas y muecas de asco en la misma proporción.


Algo sobre el autor

Rubén Risso posando con su monstruosa creación. (Esta foto es legal, esta vez no me la afané).

Ya conocemos al autor, pero no está de más recordar que: Rubén Risso nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires en el año 1990. Es Licenciado en Psicología. Fue editor de la colección Pelos de Punta de la editorial La otra Gemela. Recientemente fue publicado en España por la editorial Cazador de Ratas. Da talleres de escritura de género junto al escritor Gonzalo Ventura. Fundó Sello Fantasma a finales del año 2017, que actualmente dirige y forma parte del colectivo editorial De La Fosa, junto a la editorial Santa Guadaña.

Obras del autor:

·El Jardín de los Lobos (Autores de Argentina, 2015)

·Once Cáscaras (Textos Intrusos, 2016)

·Caramelo de púas (Buen Gusto Ediciones, 2018, junto a Maru Ceballos)

·La ruta cero nace en La Chaira (Sello Fantasma, 2018)

·Clínica de terror: Taller de escritura (De la fosa, 2019, junto a Gonzalo Ventura)

·Mirar al cielo (Sello Fantasma, 2019)

·Llora el Cuervo Gris (Cazador de Ratas -España-, 2019)

Todos sus libros, los demás de Sello Fantasma y los de De La Fosa los pueden conseguir en De La Fosa Horror Shop. También podés buscarlos en las redes y mirar las reseñas de Goodreads.


La primera versión de esta entrada se publicó en el número de Octubre 2019 de Huellas de Tinta. Aprovechá, dale una ojeada (u hojeada digital) y mirate las otras reseñas que puede que ahí descubras tu próxima lectura.

Edición especial de Halloween, hecha con amor, terror y dedos de blogueros copados.

Buena suerte y hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *