Skip to main content

Los hombres detrás del telón, de A. J. Máspero

Esta novela de ciencia ficción, de autor argentino, nos transporta a un mundo distópico sumido en el fanatismo y la violencia.

Título: Los hombres detrás del telón
Autor: A. J. Máspero
Autopublicado
Año 2018
288 pág
inas

Sinopsis:

En un pueblo perdido de las Tierras de Nadie, los campos ya están sembrados y, para que su Dios los bendiga con lluvias, solo queda una cosa por hacer: quemar a un niño. Tomás, un muchacho de tan solo doce años, sospecha que él será el elegido para arder. Sabe que es blasfemo preocuparse, que debería considerarlo un honor, pues así ha sido educado como todos los demás niños en el pueblo. Pero algo dentro de sí lo hace dudar. Cuando Donovan, el hereje del pueblo, le revela un terrible secreto, todo lo que Tomás cree conocer se desmorona y comprende que debe tomar una difícil decisión: aceptar su destino o cambiar su mundo.

Los hombres detrás del telón, de A. J. Máspero

Primero, te quiero proponer que escuches el audio. Si no podés ponerte a leer (porque andás en la calle o estás ocupado o ocupada) y te bancás mi acento entrerriano, que me coma las «eRes» y aspire las «eSes», te cuento en 5 minutos, de qué se trata este libro. Dale play.

Te cuento sobre esta novela (y crucemos los dedos para que se entienda)

Volviendo a la lectura, te cuento que este libro llegó a mis manos en formato digital, por cortesía del autor. Fue una colaboración con Huellas de tinta y podés leer la reseña que hice para la revista siguiendo este enlace o buscar la edición completa al final de esta nota.

Lo primero que llama la atención al leer la sinopsis, o la contratapa del libro impreso, es lo de «quemar a un niño». Suena extremo, casi exagerado. Me pregunté si no sería solo un gancho para atrapar lectores. No, nada que ver. Esa introducción, esa probadita de lo que hay entre las páginas, se queda corta.

Vas a tener que perdonarme porque voy a repetir muchas veces la palabra «fanatismo», pero es que no encuentro otra palabra que reúna de forma tan exacta esa mezcla de adoración, fe ciega, amor y temor que puede más que la razón y más que cualquier otro sentimiento aislado.

Esta historia empieza mostrándome una aldea alzada en el medio de un desierto, con un estilo de vida que me hace recordar a lo que conozco sobre los Menonitas. No tienen luz eléctrica ni adelantos tecnológicos, están apartados del mundo; su vida (su salud), sus costumbres, sus relaciones sociales, todo gira en torno a la religión, en este caso, rinden culto al Señor de la Luz. Tienen un fanatismo extremo que los lleva a creer que, para que llueva en ese desierto en el que viven, tienen que quemar vivo a un niño cada año.

A través de Tomás, el protagonista, poco a poco fui conociendo el mundo más allá de la aldea y de ese desierto, y me encontré con un paisaje distópico, terrible y violento.

Es una novela muy crítica, cruda, que plantea todo el tiempo lo terrible del fanatismo y la fe ciega. La gente que no conoce nada más que una doctrina cruel, se resigna, porque no sabe que puede existir un mundo mejor, pero sin duda viven con el temor a que todo pueda ser peor, mucho peor.

Este es un libro de ficción, pero con muchas analogías a lo que encontramos a nuestro alrededor: la ignorancia provoca temor, así que el ignorante busca quién lo proteja y de esa forma le da poder sin control a unos pocos. Ya sea con la religión (guiando a la gente con la promesa del paraíso) o con armas de fuego (castigando con muertes y violaciones a los que no cumplen las órdenes), siempre son los hombres detrás del telón los que dirigen la obra. Los aldeanos, los forasteros e incluso los herejes, todos están atados a un guion, todos tienen un papel que interpretar.

Pero… ¿y qué pasa si alguien quiere improvisar? Caos. Miedo. Desesperación. Los actos que un grupo de fanáticos son capaces de cometer cuando el miedo a lo desconocido los aprieta, y “la voz” de su Señor de la Luz les ordena matar, hacen que este libro esté en el limite entre el terror y lo distópico, con escenas de acción y momentos de tensión muy bien narrados.

También tiene su parte profunda, filosófica, que plantea cuestiones difíciles de resolver para ese joven protagonista. Tomás se encuentra en una encrucijada en el que todas las opciones son malas y no sabe qué hacer. Se sumerge en dilemas morales y religiosos, le toca elegir entre lo que es menos malo, el bien personal, el bien común y lo peor de todo es que primero tiene que resolver a qué llama “bien común” y cómo hacer que el común de la gente quiera ese beneficio. ¿Está bien obligar a las personas a cambiar lo que ellos creen un sistema idílico? ¿Quién decide qué es lo que está bien y qué es malo? ¿Quién es el hombre detrás del telón que tendrá la última palabra?

Es una novela compleja, por varias razones, pero sobre todo me parece que lo más impactante es que se anima a plantear muchas cuestiones religiosas que están muy vigentes hoy en día, y que lo han estado desde hace 2000 años, probablemente.

Está bien escrita, la trama es fluida, la acción se va dosificando y mezclando con las escenas dramáticas, y con otras más crudas. El lector puede conectarse o identificarse con el protagonista o con su causa. En mi caso, aunque no comparta del todo su forma de pensar, lo entiendo, me conmueve, sé que sus opciones son pocas y que no hay camino por seguir y, aun así, acepto acompañarlo hasta el final.

Sobre el autor

Nacido el 20 de diciembre de 1989, A.J. Máspero es un escritor de ciencia ficción y thrillers.

A. J. Máspero

Su primera novela, El Pasado Futuro, se publicó a fines del 2009. El más reciente libro del autor, Discordia, se presentó en diciembre del 2012. Guardiaoscura.com lo describió como «un mundo muy crudo, muy orwelliano». Por otro lado, el periodista Hugo Zapata también reseñó este nuevo trabajo y comentó que Máspero es «un gran constructor de thrillers que sabe envolverte con sus relatos y logra que llegues hasta el final de sus libros disfrutando de la lectura». Vive en Buenos Aires, Argentina.

Conseguí sus libros en Goodreads, Amazon o en la página del autor.

Edición de abril de 2019 de la revista Huellas de Tinta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *